lunes, 15 de agosto de 2011

Los cítricos: nociones básicas. (III) NARANJA SANGUINA y POMELO

 Mucha gente me dirá: Diano, Diano, ¿la naranja sanguina es un cruce entre pomelo rojo y naranja?
Otros muchos me dirán: ¡Virgen santa, si me dejan a solas con un pomelo, una naranja sanguina y una naranja normal, no confío en que pudiese saber diferenciarlas!

Estoy de acuerdo. Hace falta estar familiarizado con estos cítricos, poder verlos todos juntos, para poder interiorizar sus diferencias físicas sin abrirlos, y ser capaz asi de saber de cuál se trata en cada momento.

Comencemos hablando de la naranja sanguina:
Este cítrico tan apreciado por una sevidora,
pese a la leyenda urbana de que es un cruce, podemos afirmar a ciencia cierta (yo las vi crecer y crearse, cláramente...) que no lo es.
Deben su color a unos pigmentos del grupo de las antocianinas, los cuales se desarrollan en temperaturas nocturnas bajas.
Según ésto, tiendo a pensar que no se pueden desarrollar en el mismo clima que las naranjas normales, ya que acabarían siendo todas sanguinas (a no ser, claro, de la existencia de un invernadero con temperaturas controladas, frescas por la noche).
Como dato interesante, por si no las habéis probado, decir que recuerdan un poco a frambuesa, y a mi también un poquillo a pomelo. Son más ácidas y amargas que las naranjas normales, pero aportan, para el tema gastronómico, una inmensidad de posibilidades de presentación.


Por otra parte, nuestro amigo el pomelo, se caracteriza por ser amargo. Pero amargo de éso que se te queda cara de "huele raro". Aqui nos encontramos con un cítrico fusión de las toronjas (ese maravilloso nombre que denomina cualquier fruta, al parecer... Como el pomelo, la propia toronja, y la cidra cítrica) y la naranja dulce.
Mientras en la naranja sanguínea encontramos claras diferencias colorísticas en cada gajo, siendo todos rojos y naranjas, ambos a la vez, incluyendo también la cáscara, el color del pomelo tiende a ser uniforme, tanto en la piel, de color anaranjado, más suave que la naranja, como los gajos, rosados homogéneos.
Su amargor se debe a una sustancia fenólica llamada naringina, que va disminuyendo de intensidad según va madurando el fruto.
Algunos de los compuestos fenólicos del pomelo retarda la desaparición de medicamentos en nuestro organismo, por lo cual se restringe su uso si estás medicado.

Para acabar con el tema cítrico, al que no creo que vaya a darle más vueltas, concluiré con algunos truquejos:
- Para separar mejor la piel de un cítrico, mételo en agua caliente unos minutos.
- La parte blanca, caracterizada por un intenso sabor amargo, se llama "albedo", y es la que contiene las glándulas que expulsan los aceites esenciales, tan usados en coctelería y para aromatización, en general.
- Los aceites esenciales que emanan de la piel de los cítricos son áltamente inflamables (como el aceite de toda la vida, vamos).

1 comentario:

  1. Estas realizando un gran trabajo, muy ameno, divertido y educativo.

    A mi me encantan las sanguinas... pero no soporto el pomelo a pesar de haber realizado sorbetes :P

    Un saludo Diana, y gracias de part de los que te seguimos.

    ResponderEliminar