sábado, 28 de mayo de 2016

Ladridos y managers escapistas

Ayer cuando llegué a trabajar era una persona vivaz, feliz y llena de energia. Cuando sali era como un gatito al que habian metido a la lavadora.

Llego a un restaurante vacío, asi que me pongo a dar vueltas a ver si encuentro algo que hacer. Uy mira, una mesa de dos uy otra y otra y otra. En cinco minutos restaurante lleno para la oferta de bollo y cafe por dos libras. Porque este  din de semana, no solo es el ultimo del mes, asi que la gente ha cobrado... Pero el lunes es fiesta y! Vacaciones de los niños. Menuda fiesta.

Una mesa de ocho y una de cinco sedientos de cafe (aparte de las otras diez que querian cafe a la vez) y una tortuga en el bar. Mi amigo el de las contestaciones y miradas es como un bebe que solo sabe gatear tratando de correr una maraton.
Si a eso le sumas que no teniamos platos donde poner las tazas... ni tazas, ni vasos, ni platos para los bollos... por lo menos teniamos cucharillas. Asi que mira, mandabamos a los clientes a la maquina de cafe con la cucharilla y un azucarillo, y que se arreglasen. No, pero hubiese sido una mejor idea.

Asi que manager en cuestion, con la que ya tuve rencillas en su momento, estaba tan placidamente en la oficina rascandose el... quiero decir, seguro que haciendo algo de vida o muerte, completamente ajena a como nos estaban dando por el culo arriba. Y por que te iba a importar, si aunque prendieses fuego al restaurante nadie te diria nada.

Asi que la llamo para ayudarnos, limpia tres platos y dice: "bueeeno, pues ya estais bien, no?"
Tipico momento de dibujos animados en el que cuando te giras, solo ves una nube de polvo porque ya ha salido corriendo. Y entonces ocurrio.

Un microbio de tres palmos de altura, humana de unos treinta años, me viene a buscar al bar y se me pone a chillar lo disgustada y asqueada que estaba por su desayuno, todo a un milimetro de mi cara (pero a la altura de mi barbilla).
Vamos a ver, si no estoy sorda. Y si me dices lo mismo como una persona normal, a lo mejor hasta te escucho.
Que el plato está sucísimo y que habia pedido mantequilla en el pan y no la tenia. Vida o muerte la mantequilla. Pues me disculpo y me llevo el desayuno que A, yo no habia llevado a la mesa, asi que como voy a ver que esta sucio... y B, yo no lleve a la mesa asi que como voy a saber que no tiene mantequilla si yo lo pedi con ella.
Pero ese gnomo chillón... cómo iba a saber todo eso, claro xD

Asi que le llevo los dos desayunos nuevos en platos brillantes y un poco mas de mantequilla con un poco de sorna, y el otro chico de la mesa me dice que si, si, es que los platos tenian como marcas de jabon.

Y ahi ya pense... vamos a ver, aqui algo no cuadra. Primero que estaba lleno de grasa y sucio, luego que tenia marcas de jabon (asi que estaba limpio??), que no habia mantequilla (como puedes saberlo sin probarlo, si el pan tiene algo untado???)... que la manager escapista sirve los platos y se pone a llamar a no se quien durante media puta hora en medio del mierdon mas horrendo, y cuando esta señora se pone a pegarme alaridos, ni se molesta en colgar el telefono.

Yo de mayor quiero ser asi. Que me importe una mierda todo, que me queje diciendo mentiras para que la gente me regale cosas y que no tenga que ser yo la que acaba de los nervios y encima llevandose malas caras por preocuparse.
Aaaale a la mierda todos!
(Y se que no se va a dar el caso porque nunca he sido asi ni creo que pudiera serlo...)

Opinones, comentarios y demas parafernalia, aqui debajo pleaseee... asi el resto de lectores ven que no solo me lee mi madre y mi hermano! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada