martes, 3 de mayo de 2016

Y dicen de los lunes, por mi quédate los sábados

Bueno, bueno, ya he oido comentarios, mirad que sois exagerados... No escribo dos días y ya me estais mandando cartas de amor y mensajes y de todo, que dónde estoy, que si os abandono otra vez... Que no hombre, es que en los últimos dos días he trabajado 90 horas (ya se que dos días son 48 horas, asi que imaginaos cuánto he trabajado!).

Y es que esto de ser entrenadora pokemon a veces es un cagarro. Poneos en mi situación: sábado, que ya es un cagarro de por si, con alguien que todavía no controla muy bien lo que pasa.

Hay dos tipos de cagarros sabadiles donde yo trabajo.
El cagarro uno es el de la mañana-mediodía. Ese desayuno tardío mierdoso de tostadas a la una de la tarde... El tiempo que no existe entre el desayuno y la comida que no te deja ni un minuto libre para cambiar el chip.
Y el cagarro dos es el de las cuatro de la tarde. Cuando ya ves la luz, los clientes se piran ya de una vez... Y vienen los clientes del cafe y tarta. La madre del cordero, chatos. Esa es la verdadera pesadilla.
Toda la sección en bragas y llena de mierda, el suelo lleno de basura de las mesas con bebes que comen como el monstruo de las galletas y se alimentan untandose la cara de tomate. Y tu, sumido en la miseria.
Y entonces son las cuatro en punto y llega la marabunta de gente. Les llamo "los que vagan". Entran al restaurante, echan un vistazo... Por aqui... Por allá... Te dicen que solo estan mirando, o que van a buscar una mesa sin darte opción a sentarles tu. Y obviamente, de las 100 mesas sucias, escogen la sucia. Espera, ¿cómo? XD
He tenido clientes que se han querido sentar en mesas donde otros clientes se estaban levantando en ese momento.
Por favor, vuelva mañana.

Pero cuando pensabas que un sabado no podía ser más cagarruno, tienes a un pokemon que entrenar Y a "LaQuePareciaMajaPeroMeOdiaYMeReodia". Y el manager tocando las pelotillas también.
Al final acabas perdiendo la compostura, fundiendo a tu "amiga" a gritos y templando tu furia para no arrancar la cabeza a tu jefe y a tu pokemon. Y paso a explicar.

Hay tan solo una cantidad (a veces pequeña, dependiendo de la situación) determinada de estres que el cuerpo humano puede aguantar.
Cuando tu pokemon se revoluciona y decide ir a tus mesas por su cuenta a tomar comandas, una y otra vez, pese a que la dices que no lo haga, cuando tu compañera la que te odia esta usando dos tpvs al mismo tiempo y a ti se te acumulan mesas que estan pagando y que te lanzan dardos con los ojos porque de repente "tienen prisa" y no puedes darles las vueltas...
Pues Dianos tiene que salir fuera un minuto a calmarse. Dianos le dice a su pokemon que no hay sentido en entrenarla si hace lo que la da la gana sin Dianos. Pero su pokemon la dice que el jefe la ha enviado a la mesa sola. ¬-¬ Gracias por el apoyo, jefe.
Y luego ya tu enemiga mortal, que parecía estar de tu lado los últimos días, decide pegarte un pequeño grito cuando la olla ya está pitando, porque "creía que ibas a enviar la comanda en el tpv y yo aun no había terminado".
Fundido a negro y Dianos pierde la razón.

Solo me ha pasado las veces que puedo contar con una mano, pero cuidadín pinpin si llego al fundido a negro. Segunda vez con ella. Calor en las mejillas, todo pasa a ser negro alrededor de su cara (suena un poco raro) y... a chillar. El jefe con los ojos desorbitados y yo diciendola que no se la ocurra volverme a gritar. Vamos hombre! A ver quién grita más fuerte.

Esto, relellendolo, la verdad es que no es mi estilo de blog, a mi me va más reirme de la historia. Pero soy humana, y tengo muy mala leche si me tocas las narices. La mejor leche que tengo es la del capuccino.
Una de las cosas que al parecer tengo que mejorar (no el capuccino; es perfecto) antes de llegar a ser jefa.

Asi que pasamos al momento en el que me dicen que en vez de terminar a las 5, termino a las 10 porque estan en la mierda. Y no solo me calcan otras 5 horas, pero me ponen en el bar, lo que significa: sin propinas. Que le den, me voy de vacaciones en dos dias, y estoy fumando en pipa, asi que mejor si no hablo con nadie.

... ... ... ...  Y yo quejándome cuando tenía una sección yo sola y tenía tres mesas sentándose a la vez... ... ... ...Y yo quejándome después, cuando tenía una sección entrenando a un pokemon y tenía tres mesas sentándose a la vez...
No chavales. Eso no es nada.
En mis tiempos de cocinera jamás he vivido algo semejante. Yo bromeando con mi jefe, pepino en mano y acariciando con él (pepino) la suya(mano), miro a la impresora del bar (me había ausentado literalmente un minuto) y tenía para hacerme conjunto de bufanda y jersey con ese chorizo de comandas. Si hubiera tenido tiempo, le habría hecho una foto. Y eso no era lo peor... Ni tener el comandero lleno y otras diez comandas esperando... Lo peor es lo que había en ellas.

Cuando trabajaba de cocinera siempre había una comanda que te metía en la mierda un sábado. Llámale bombas de chocolate en Etxanobe, llámale ostras en Ramses, llámale alcachofas fritas en Pan de Lujo, pero sabías que para cuando acabases con eso, ibas a tener una cola de diez comandas (trabajando en entrantes y postres, que siempre tienes que mandar las cosas tan pronto como las tienes preparadas sin marchar o pasar).
Pues el bar es lo mismo. Lemon spritz. Jamás he visto tantos. Quiero decir, si te gastas una botella de Limoncello (se usan 25mL) y cinco de prosecco en el espacio de media hora, es que estas haciendo muchos, muchos, muchos.
Yo sigo pensando que era el dia de los inocentes, o que lo estaban ofreciendo a mitad de precio. Porque si, un sábado siempre vendes más cócteles, pero Jesucristo bendito de Nazaret, dejadme vivir con tanta comanda.
Además, si me vais a hacer hacer 30 lemon spritz, poneos de acuerdo todos y ya los hago todos a la vez... Es como cuando me pedían Coulants en Riverbank. Uno. Lo metes y son 8 minutos en el horno. Luego dos a los dos minutos: vale, uno en 6 dos en 8. Luego otro al minuto: vale, uno en 5, dos en 7 y uno en 8. Y la gente intentando cocinar sus solomillos y sus cosas en ese horno, y yo pero que me da igual? Dejame cocinar mis pastelitos, coñe xD

En fin, una aventura. Súmale que hay clientes que te vienen al bar a pedir cosas también... O peor, a sentarse a comer!... ¿Estas loco? Entra tu y te coges la bebida que quieras, maleducado! Yo aqui sudando como un pollo y tu sentado mirando xD
Pero la verdad es que entre cocina y bar no hay tanta diferencia y al final me sorprendi a mi misma pasando un tiempo excelente, cagandome en los muertos de jericó cada vez que veía un lemon spritz o cualquier otra cosa, la verdad. ¿Lo raro del asunto? Miré el reloj a las 6, y a los cinco minutos, cuando miré otra vez, eran las 10. Raro, raro, raro!

Más experiencias sabadiles en:
http://dianoscook.blogspot.co.uk/2015/03/los-sabados-de-la-puerta.html
http://dianoscook.blogspot.co.uk/2015/03/los-sabados-de-la-puerta-ii.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada